sábado, 15 de septiembre de 2012

Un día movidito

Ayer fue un día de esos que dices: ¡Cuántas cosas hemos hecho!

Empezamos la mañana llevando la bici a arreglar. Confiábamos en que pudieran repararla en el "fietspoint", una especie de taller para bicis, relativamente cerca de nuestra casa, así que hasta allí fuimos arrastrando la bici al punto de la mañana. Al llegar allí nos dijeron que ellos no podían hacer nada, que teníamos que ir al "Velo", donde la habíamos alquilado (en la otra punta de la ciudad). Estábamos desesperadas, no sabíamos si hacer auto-stop o morir en el intento. Pero nos armamos de paciencia y con algún apaño casero conseguimos llegar hasta allí tras una hora andando y cargando con dos bicis. El "velo" estaba lleno de gente, así que teníamos que esperar unas dos horas hasta que la bici estuviera lista.
 

Era imposible volver a casa a comer para estar allí de nuevo en dos horas, así que entramos en un Carrefour, hicimos unas compras y nos preparamos unos buenos bocadillos de jamón serrano con tomate, muy spanish todo. Y después de comer, un cafecito para entrar en calor en un bar donde conocimos a una mujer muy simpática que, además de contarnos su vida y la de su familia, nos dijo que podíamos contar con ella y nos presentaría a su hija (de nuestra edad) para que conociéramos a gente joven y otras cosas en la ciudad. 
Siempre dicen que esta gente es más cerrada que los españoles, pero por el momento, o nosotras estamos teniendo mucha suerte, o la mayoría de la gente es super amable! :)

Ya con la bici puesta a punto, volvimos a casa para ponernos manos a la obra con una pequeña reforma y decoración. 
Hasta ahora habíamos estado durmiendo en una cama de matrimonio, y ayer nos trajeron las dos camas que habíamos pedido. Pero vivimos en un "duplex" (jajajaja), y teníamos que subir dos camas por una escalera de madera pequeña y bastante inestable... Cosa que no sabíamos si conseguiríamos! 


Pero sí, lo conseguimos! Ya tenemos un dormitorio en la parte de arriba y la parte de abajo mucho mejor. Y con eso y unas cuantas fotos (y un cuadro roto...) ya tenemos nuestro pisito mucho más acogedor. :)




Tras una tarde ajetrada decidimos salir a hablar con nuestros vecinos para conocerlos. Hay un montón de italianos, una chica rumana, un húngaro, una polaca... Un poco de todo! Y como era sábado, había que salir. Así que fuimos todos juntos a Oude Markt a cervecear un poco. Y con esto de que éramos las nuevas "spanish girls" las cervezas salieron gratis ;) Así da gusto. 
Nuestros nuevos amigos son muy majos, y entre cerveza y cerveza organizamos una cena de vecinos (vivimos en una especie de residencia) para esta noche. Nos toca preparar tortilla de patata!! Y los italianos han prometido cocinar la mejor pasta! A ver qué sale de esto...

Hoy hemos dormido como reinas. Amanecíamos a la 1, hora de hacer la comida, y todo estaba en calma hasta que ha empezado a sonar nuestra alarma de incendios y hemos debido de ser el centro de atención del vecindario! No podíamos parar de reír, tampoco había tanto humo!!! Y la alarma no paraba de sonar... Uno de los chicos ha llamado a nuestra puerta sorprendido y no hemos podido hacer nada más que esconder la alarma en un armario hasta que ha dejado de pitar. 
No llevamos ni una semana aquí y ya la estamos liando...

Pero bueno, no ha sido nada grave, hemos comido, nos hemos tomado un café, y en breves saldremos a comprar patatas y huevos, porque nos espera una tarde de cocinitas y tenemos que dejar el listón bien alto con una tortilla española en condiciones!!






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada